Canal RSS

El cuerpo del delito (musical)

Publicado en

Nunca se me hubiera pasado por el poco cerebro que tengo, hacer lo que han hecho con las letras de las canciones y las partes del cuerpo. Tampoco sé si tendría la paciencia y el tiempo para hacerlo. Pero me ha parecido muy gracioso. Sobre todo, comprobar cómo cada género musical tiene preferencia por una zona.

Pero lo que más me ha intrigado de esta “investigación” es que rompe con muchas de las historias asumidas acerca de la evolución de la música y de las ramas familiares. Por ejemplo, según el árbol genealógico, el blues está en la raíz del jazz. Sin embargo, en sus letras, el blues es más de manos y cabeza mientras que el jazz es de ojos y manos. Y no es lo mismo. Teniendo en cuenta que lo manual está presente, yo hubiera supuesto que, al ser el jazz una música más elaborada, la cabeza iba a tener preeminencia sobre la mirada. Pero claro, también puede verse desde el punto de vista de que la mirada es algo más profundo que la cabeza. Y que en una canción azul lo primero que te duele es la cabeza.

Otra cosa curiosa es lo limpio que es el blues frente a otras música. Así, aunque en el blues aparecen tetas, en una música tradicionalmente conservadora como el country aparecen además penes y cojones.

Os dejo el enlace (visto en MICROSIERVOS) para que sigáis buscando relaciones.

De añadidura dejo este vídeo, que contradice lo que he dicho anteriormente.

Small Penis blues

Anuncios

Acerca de chemapedia

Mirando el mundo con ojos raros.

»

  1. Que el jazz es de ojos y manos? Entonces tete montoliú, que veía menos que un gato yeso…?

  2. Y no vale decir la típica respuesta: “Es que sus manos eran sus ojos”, eh?.

  3. No, dani, porque todo el mundo sabe dónde estás mirando cuando dices que estás mirando sus ojos…

  4. Tete Montoliú no tocaba jazz, sólo suponía. Suponía que eso era un piano, suponía que si pulsaba esas teclas seguidas le iban a aplaudir…

    Y ahoras fuera de bromas. Cuenta una anécdota que Tete Montoliú, seguidor a ultranza del Barça, tenía un concierto el día en que se jugaba uno de esos partidos del siglo de los que hay siete cada semana. Y el tío dió el concierto con unos auriculares conectados a una radio y escuchando el partido. Así que el jazz también puede ser de pelotas (de fútbol)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: