Canal RSS

La isla del Dragón de Plástico

Publicado en

LO REAL

Llevábamos doce días de navegación y todavía no habíamos encontrado nada. Nuestro rumbo se mantenía Sursuroeste aprovechando las corrientes que nos iban acercando a las islas de Hawai. Nuestro ánimo seguía siendo muy bueno. El viento, que ayer fue de 10-12 nudos, parecía haber amainado un poco. No obstante, el barco seguía con todo el trapo desplegado y navegando a sus 15 nudos habituales. Era un placer contemplar la mancha de agua abriéndose al paso de la nave, mientras las jarcias parecían tocar una alegre melodía acompasando sus vibraciones al suave cabecear del barco.

Nuestra posición a las 0900 era 33º51’N de latitud y 137º24’O de Longitud. Nada parecía avisar de que nos íbamos a encontrar con la isla.

Quizá el hecho de que apareciese a barlovento impidió que sus olores llegaran hasta nosotros. Lo que estaba claro es que aquello sólo podía ser la isla misteriosa que íbamos buscando. Nada de ese tamaño aparecía en las cartas de navegación. Por supuesto, habíamos consultado los mapas por satélite, pero esa elusiva masa, que parecía irse desplazando, no aparecía por ningún lado.

Con precaución, pues no sabíamos los riesgos a los que podíamos enfrentarnos al acercarnos a esa masa móvil, seguimos el rumbo para, poder botar la lancha de exploración sobre la que iríamos el capitán, la oficial científica, y cuatro personas de la tripulación, yo entre ellos.

A medida que la lancha se acercaba a la isla, el olor se hacía más presente. No era un olor desagradable. Se trataba más bien de una mezcla de plástico quemado y de guano. La vista era la de una mancha negra, rodeada de algas, con extraños montículos formados por lo que parecían restos de electrodomésticos. Aquella isla debería tener aproximadamente unos 5 kilómetros cuadrados.

Pusimos pie en esa formación con precaución pues no sabíamos de su consistencia. La sensación fue curiosa. Parecía que el suelo se hundía un poco con cada pisada, aunque aguantaba nuestro peso.

¡Estábamos pisando la Isla del Dragón de Plástico! Habíamos descubierto la isla de basura que se movía por el Pacífico y que parecía un mito. Y nosotros estábamos allí.

De pronto, una voz que salía de uno de los montículos de electrodomésticos nos asustó:

–          ¿Cómo os atrevéis a pisar mi isla sin permiso?

Al contrario que la figura que apareció en la cima de formadas por televisores y frigoríficos nosotros no íbamos armados. Aunque, estrictamente hablando lo que llevaba era más parecido a un juguete infantil que a un arma.

–          ¿Quién es usted?- preguntó el capitán.

–          Soy Júpiter. El dueño de esta isla. Y ahora debéis abandonarla.

–          Hemos estado buscando esta isla para poder estudiarla…- comenzó la oficial científica.

–          ¿Estudiarla? Seguro que lo que buscáis son los secretos de la isla para poder extraer sus tesoros y luego abandonarla. Pues en este caso habéis fracasado. Aquí sólo hay basura. Nada más que el despojo de lo que vosotros no queréis. Vuestras sobras. Que ahora es mi reino.

–          ¿Cuánto tiempo lleva aquí, Júpiter? – pregunté.

El hombre vestido con plásticos y trozos de metal y madera, seguramente sacados de los cacharros que se acumulaban por todas partes, me miró.

–          Desde que descubrí la isla.- Se sentó encima de una masa de plástico que envolvía a lo que parecía ser una hamaca.- Hace cerca de tres años… cuando salí de Hawai tras la muerte de mi mujer. Iba sin rumbo fijo. Bueno, en realidad mi rumbo era tirarme por la borda del barco que me llevaba a San Francisco. Y así lo hice. Intenté acabar con todo. Pero apareció este reino. Esta era la respuesta a mis dudas. Yo sería el rey de lo que nadie quería.

Nuestros intentos por hacer que Júpiter abandonase la isla del Dragón de Plástico fueron inútiles. No pudimos convencerle. Nadie pensó en las implicaciones de su negativa.

Ahora la isla es un territorio habitado. Y por tanto con derechos. La Isla del Dragón de Plástico seguirá navegando haciéndose más grande.

LAS NOTICIAS

FUENTE: Diario Córdoba

Dos expediciones salen en busca de la gran isla de basura del Pacífico

El vórtice alberga hasta seis millones de toneladas de plásticos flotantes. Los residuos han llegado impulsados por las corrientes marinas.

PARA SABER MÁS

El PROYECTO KAISEI tiene una completa página web (http://www.projectkaisei.org/) con enlace a los blogs de los dos barcos.

Anuncios

Acerca de chemapedia

Mirando el mundo con ojos raros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: