Canal RSS

¿Quién manda aquí?

Publicado en

LO REAL

Estaba muy tranquila, sentada en su sofá. Frente al televisor que estaba emitiendo un programa de cotilleos, dejaba relajar su cuerpo. Había sido un día duro: una reunión por la mañana, que la hizo tener que levantarse temprano para poder tomar el tren. Tras las tres horas de reunión, una charla, a la que llegó casi con el último bocado de comida en la boca. Luego, tras el consiguiente retraso del tren de vuelta, llegó a su casa con las piernas doloridas y un incipiente dolor de cabeza.

Se duchó, se puso su bata y se tiró en el sofá. La hipnótica luz de la televisión estaba comenzando a hacer efecto. Los párpados le caían pesadamente cuando, de pronto, sintió en su cabeza una urgencia. No era ni siquiera un sonido, sino una sensación de sonido, algo intuido, que se sentía dentro sin que pudiera precisarse el origen.

Se levantó acelerada. Sin saber muy bien qué estaba haciendo se dirigió a la codina y abrió el frigorífico. Echó una mirada a los alimentos. El ruido seguía conminándola a hacer algo. Cerró el frigorífico. Abrió la despensa. Las latas, la escoba, el papel higiénico. La sensación sonora se hizo más aguda. Cerró la despensa. Volvió a abrirla. Sin saber muy bien por qué pensó en comida para gatos. Tomó el paquete y fue hacia donde estaba el comedero de su gato. Se extrañó que el felino estuviera allí esperándola. La miraba con una extraña mueca de satisfacción.

LAS NOTICIAS

FUENTE: PUBLICO (enlace)

Los gatos hacen presión psicológica a sus dueños.

Un sonido emitido por uno de estos felinos produce al ser humano una desagradable sensación de urgencia.

Los gatos tienen fama de manipuladores y quien haya cuidado uno sabe lo difícil que es ignorar sus peticiones. Según un artículo publicado esta semana en Current Biology, el sonido emitido por un gato cuando reclama comida a su dueño, una especie de ronroneo mezclado con un elemento de alta frecuencia típico de un maullido, produce en los humanos una desagradable sensación de urgencia.

Anuncios

Acerca de chemapedia

Mirando el mundo con ojos raros.

»

  1. Yo creo que esto debe ser algo parecido a lo que hacen contigo las ovejas, eh?

  2. No, dani. Yo sólo respondo a la llamada de la naturaleza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: