Canal RSS

La “g” minúscula

Publicado en

LO REAL

Los candidatos reunían todas las cualidades que se exigía para el puesto. Incluso más de las necesarias. Sus trayectorias profesionales eran de las más brillantes. No desmerecían sus estudios, sus publicaciones y, sobre todo, su afán por seguir al día, por continuar estando informados y, lo que es más importante, formados.

Pero sólo había un puesto y eran cinco los que optaban a él.

La decisión estaba tomando más tiempo del que recomendaba la prudencia y las leyes. Incluso, uno de los miembros del comité seleccionador había muerto en la espera. Lo que agravaba la situación porque podría haber decantado la votación hacia uno de los candidatos.

Volvieron a revisar los méritos, las puntuaciones, buscando la más ínfima diferencia que hiciera a uno más idóneo que otro. No encontraron más que igualdad entre ellos.

Entonces, el presidente de la comisión, acordándose de su nieto, propuso la solución. Todos se miraron asombrados. Parecía una ridiculez. Sobre todo si se filtraba a la prensa el sistema de selección propuesto. No parecía serio que ellos, académicos de la lengua, con una larga trayectoria investigadora decidieran hacer la selección de aquella manera tan infantil.

“Señores” dijo el presidente, “creo que esta es la única forma de salir de esta situación. He consultado con los asesores legales y, aparte de reírse, no han encontrado ninguna traba al método. Indican que no es habitual, que raya en lo surrealista, pero, a pesar de ello, sigue siendo legal. Además está justificado porque el puesto es un sillón. Así que, preparemos la sala, dejemos entrar a los candidatos y que compitan entre ellos por el sillón “g” de esta Real Academia de la Lengua. Dejemos que el juego de las sillas musicales sea quien decida quién es el mejor candidato.”

LAS NOTICIAS

FUENTE: El País

Fracasa la votación de un sillón vacante de la RAE

Ni los partidarios del ingeniero Amable Liñán ni los favorables al filólogo Manuel Alvar se salieron ayer con la suya en la Real Academia Española (RAE). Ninguno de los dos candidatos, que optaban al sillón g minúscula, vacante desde marzo de 2008 por el fallecimiento de Antonio Colino, logró en una tercera votación la mayoría simple de los 27 académicos presentes en la sala. De este modo, el proceso electoral vuelve al principio y hasta junio, o quizá octubre, la RAE no completará su lista de académicos.

Anuncios

Acerca de chemapedia

Mirando el mundo con ojos raros.

»

  1. Psche, cómo te crees tú que se rifan los hígados para el trasplante?

  2. Esa “g” vacante para ocupar, ¿es la de “gilipollas”?

    (;,,;)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: