Canal RSS

La cámara de Diógenes

LO REAL

No se trata de buscar a un hombre. Sino de buscar la belleza dentro del ser humano. Mi antecesor iba con una linterna por el foro de Atenas intentando que la luz se reflejara en lo que de humano hubiera en las figuras que se movían, siguiendo sus instintos o su naturaleza. Buscaba a un ser humano en las sombras de los que no eran otra cosa que cuerpos. Daba luz a la oscuridad, intentando verla reflejada en una especie de eco lumínico. Pero en Atenas no había luz. Sólo oscuridades llenas de fuegos fatuos.

Yo he invertido lo que mi antecesor hacía. Yo no voy con una linterna sino con una cámara para captar la luz. Yo no busco reflejos de sombras, sino que creo sombras de la luz que veo. Y la luz que veo proviene siempre de la belleza. De los cuerpos que se mueven frente a mí, disfrutando de la alegría de la vida, de los momentos llenos de felicidad. La belleza que capturo con mi cámara. Una cámara que es como la escudilla de mi antecesor. Él, que vio cómo un niño bebía de la fuente usando sus manos y que rechazó incluso lo superfluo de cualquier recipiente, me enseñó que no hace falta artificios para captar lo bello.

Cuando veo a esas sombras intentando pintar con máquinas complicadas lo que no ven, me dan ganas de gritar: ¡Apartaos! ¡No me dejáis ver el sol!

LAS NOTICIAS

FUENTE: El País

La cámara de Diógenes

El checo Miroslav Tichý ha vivido tres décadas como un ermitaño haciendo fotos con cámaras fabricadas por él. Arte en su forma más esencial

Vive rodeado de desechos, de muebles rotos, cacharros y caos, entre libros, papeles, fotos y lienzos tirados por el suelo, entre la mugre y la miseria. Miroslav Tichý (Moravia, 1926) decidió automarginarse en los años sesenta y el tiempo no ha logrado más que radicalizar su posición.

Lo ha hecho pacíficamente, sin alardes ni rabia. Del mismo modo en que fue tomando fotos de la gente -sobre todo mujeres- de Kyjov, su ciudad, con cámaras hechas a mano, deliberadamente pobres, como él. Casi nada es casual en el aparente descuido o dejadez de este hombre y su entorno. Tichý es un nuevo Diógenes, el filósofo cínico que vivía dentro de un tonel haciendo de su indigencia virtud

Anuncios

Acerca de chemapedia

Mirando el mundo con ojos raros.

»

  1. Es que somos muy osados, padecemos de la osadía de la ignorancia, tantas veces. NO se trata de buscarla porque si está receptivo, esto es, sin prejuicios, sin otras ataduras, es ella, la belleza, la que te encuentra a tí. Y si dejas que te empape y te atraviese, trascendiedo los sentidos, permenecerá contigo, como fiel compañera, como medicina del alma, para siempre

  2. Jo, Fani. Te contestaría algo pero es que no creo que tenga inteligencia para asimilar lo que has dicho y pooder contestarlo.
    Un beso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: