Canal RSS

Defensores de la ley

Publicado en

LO REAL

Fue duro el entrenamiento. Apenas había acabado la última misión cuando la jefa me llamó a su despacho. Mis servicios eran de nuevo necesarios. Debía prepararme a conciencia. Mi habilidad para adaptarme a las circunstancias más cambiantes me había hecho el mejor de mis compañeros y compañeras. Me admiraban y me daban, sin problemas, sus juegos e, incluso, notaba como una muestra de respeto durante el periodo de descanso.

Desde que la policía creó este cuerpo para atrapar a los narcotraficantes más buscados, que eran siempre los que más seguridad tenían a su alrededor, no me había faltado trabajo.

La última misión había sido, quizá la más peligrosa. Tras muchos meses de preparación, el gancho, una de las compañeras de mi jefa, trabó conocimiento con M., el dueño del tráfico de cocaína, se fue ganando su confianza y logró, no sin muchos controles, entrar en la casa-fortaleza en la que vivía ese hombre gordo. Una vez conseguida la confianza, sólo era cuestión de tiempo que yo pudiera entrar. No obstante, los dos meses que pasaron, nos hicieron creer que la misión iba a fracasar. Mi jefa daba vueltas por la oficina, mientras que nosotros, sin poder hacer otra cosa, seguíamos jugando sin apenas convencimiento ni alegría. Todo era espera. Hasta la siesta, nos parecía una espera inútil. Pero, al cabo de esos dos meses, conseguí entrar. Una vez allí, en la casa, mi habilidad me permitió conocer los puntos débiles y conseguir pruebas incriminatorias. Mandé los mensajes, a través de mi compañera, al departamento de cifrado para que pudiesen entrar en la casa y detener a M. Así lo hicieron. Trabajo realizado.

Aunque ésa ha sido quizá la más peligrosa, aún recuerdo mi primera misión. Fue gracias a ella como ingresé en el cuerpo. Se trató de una mezcla de casualidad y previsión. Yo era muy joven, apenas tenía dos años. Pero ya veía que lo que mi padre hacía no debía de ser muy legal. Así que contacté con la policía y, mediante las señales que había aprendido en la guardería, logré que lo detuvieran. Esa fue mi tarjeta para entrar en el cuerpo especial de policía infantil. Y, desde ese día, sabía que lo mío sería la defensa de la ley. Ahora, tres años después, en la guardería, todos me miran como a una leyenda. Incluso mi jefa, la señorita T., me trata de forma diferente.

LAS NOTICIAS

FUENTE: 20minutos

Un bebé travieso de Canadá llama a la Policía y provoca el arresto de su padre

* El pequeño, de once meses, jugaba con un teléfono y llamó sin querer a la Policía, que poco después investigó el origen de la llamada.

* Los agentes acudieron a su casa y descubrieron que el padre del bebé tenía 500 plantas de marihuana. Fue detenido.

Un bebé travieso ‘delata’ y provoca el arresto de su padre. Ni de los más pequeños se puede fiar uno. Ha ocurrido en Vancouver, al oeste de Canadá, donde un bebé de tan sólo 11 meses, jugando con un teléfono, llamó sin querer al número de la Policía (911) y colgó sin pronunciar ninguna palabra ni ningún sonido. La Policía investigó el origen de la llamada y, al visitar la residencia asociada al número de teléfono, comprobó que había unas 500 plantas de marihuana, por lo que procedió a detener al padre del niño.

Anuncios

Acerca de chemapedia

Mirando el mundo con ojos raros.

»

  1. Un aviso a los padres y madres. ¡Cuidado con los servidores de la ley!

  2. ¿Qué le pasa a esos servidores? ¿Se cuelgan más de lo normal? ¿Tienen virus o troyanos?

    (;,,;)

  3. El que firma los anónimos

    Tú sabrás. Y cuando Carmen chica esté jugando con el teléfono yo la vigilaría.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: